Para aumentar la seguridad vial, la ciudad de Braunschweig, en el norte de Alemania, pintará las sendas peatonales con un sorprendente efecto visual 3D.

La idea de las autoridades locales es pintar las franjas blancas de los pasos cebra con efectos gráficos tridimensionales como un modo de forzar a los conductores a respetar el límite de velocidad de 30 km/h en los cruces. Si todo sale bien, los automovilistas disminuirán la velocidad y frenarán al ver el cruce, que parece estar flotando.

El concepto se originó en Islandia y tuvo un éxito moderado. “Los automovilistas se han acostumbrado rápidamente al nuevo paso de peatones”, dijo el inventor del concepto, Ralf Trylla, al periódico local Braunschweiger Zeitung.

También se introdujo en Linz, Austria. “Las rayas solo tienen efecto desde una dirección”, dijo Markus Hein, consejero de tráfico de Linz. El efecto, además, desaparece por la noche y en condiciones húmedas. Además, argumenta, solo se puede ver desde muy cerca y a bajas velocidades. “El cruce de cebra funciona mejor en fotos. Para nosotros en Linz, este es un chiste de marketing bastante divertido”, dijo Hein.

“Simplemente tenemos que probarlo”, dicen los alemanes, y aseguran que el paso de peatones 3D es rápido de pintar en la carretera y no es mucho más caro que uno normal. “Y si no funcionan, se pueden pintar de nuevo”, dijo el alcalde de Braunschweig.