Este jueves 15 de febrero, en el Acceso Oeste, un joven que manejaba con el triple de alcohol en sangre que el nivel tolerado generó la muerte de dos personas: un motociclista y un camionero, que fueron embestidos, perdieron el control de sus vehículos y fallecieron por los impactos.

Hace pocos días, mutandisonline había advertido sobre el crecimiento de la alcoholemia positiva y de la siniestralidad asociada (25% más muertes en 2017 que el año anterior), según datos públicos de diferentes organismos públicos y privados de la Argentina.

Una vez más corresponde reclamar controles de alcoholemia sostenidos, permanentes y aleatorios en cuanto a horarios y ubicación  en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires. Es tarea de la Agencia Nacional de Seguridad Vial coordinar la política de prevención, pero no lo hace. Como ejemplo: en la web de infracciones del GCBA consta que los vehículos de la ANSV poseen más de 1000 infracciones pendientes desde diciembre de 2015 sólo en esta ciudad. Quien no se controla  a sí mismo, difícilmente pueda controlar a otros.