Los siniestros viales implican para el país un gasto que equivale a un tercio del presupuesto anual destinado a Salud. Este dato, elaborado por el ISEV, no hace más que confirmar la necesidad de tratar a la seguridad vial como un problema de salud pública y realizar las inversiones necesarias en  educación formal en niveles primario y medio, infraestructura, capacitación de operadores, campañas e implementación de controles, entre otros rubros.  Todo lo que se gaste será un ahorro frente a los números de hoy:

PRESUPUESTO ANUAL 2017

Estado Nacional: $2.363.619.870.574

Ministerio de Salud: $ 33.503.767.564