Australia es considerado un pionero en seguridad vial. En especial, en el control de  uno de los principales factores de riesgo: el alcohol en conductores. ¿Hasta ahora?

Si bien la noticia no desmiente esta percepción, la daña seriamente: las autoridades descubrieron que la policía de Victoria (el principal referente en la materia) ha venido adulterando los controles por largo tiempo.

https://www.news.com.au/national/victoria/news/victorian-police-officers-faked-258000-breath-tests-over-five-years/news-story/d5b837fad9246339ba063c78d169183e

https://www.theguardian.com/australia-news/2018/may/31/victoria-police-officers-faked-more-than-258000-breath-tests

Cifras infladas, tests ficticios y desprecio a la labor de control vial fueron constantes, mientras las autoridades políticas, sin saberlo, daban a conocer avances estadísticos fraguados.

Va a ser necesario un gran esfuerzo para restaurar la confianza ciudadana en la política de movilidad segura de Australia y en sus operadores después de este shock.