En Clarín del 25/11/2018 se publica un informe del Observatorio de Seguridad Vial del GCBA que señala que casi 1 de cada 3 motociclistas muertos tenían alcohol en sangre por encima del nivel permitido.

https://www.clarin.com/ciudades/27-motociclistas-murieron-accidentes-ciudad-tomado-alcohol_0_Erh5pAw2D.html

Este relevamiento pareciera sugerir que los motociclistas, que son las principales víctimas del tránsito en nuestra ciudad, consumen más alcohol que los conductores de otros tipos de vehículos y, por ello, son más propensos a morir en la calle.

Sin embargo,  un estudio que se hizo en 2014 en la guardia del Hospital Fernández a todos los conductores que habían tenido un siniestro (cualquier tipo de vehículos) arrojó resultados similares.

https://www.clarin.com/sociedad/alcohol-droga-sangre-conductores_0_Sy4x8kTcPXx.html

La conclusión es que el alcohol al manubrio es igual al alcohol al volante: un problema grave y que no se controla como debiera. En lugar de estigmatizar a los motociclistas, bueno sería trabajar en seguridad vial para que no se sigan muriendo.