En los últimos tiempos ha proliferado un tipo de rotondas que está causando muchas caídas de motociclistas. Siguen un esquema ideado en Inglaterra hace décadas y son una muy buena solución para intersecciones en lugares con poco espacio. El problema es que, para bajar costos, las hicieron mal, no respetan el diseño original ni el propio manual de Intersecciones de Vialidad Nacional.

En espacios reducidos las llamadas “Rotondas Modernas” tienen una isleta central elevada por la que no se circula y un “Delantal de camiones” previsto para que las ruedas traseras de los vehículos de gran tamaño puedan subirse al doblar. El resto de los vehículos no debe circular por ese delantal.

1

2

Rotonda moderna, foto del manual de Intersecciones de Vialidad Nacional.

Ese “Delantal” para camiones debe estar construido con materiales de pavimentación con colores y/o texturizados que lo diferencien de la calzada circulatoria (“Roundabouts: an information guide” – U.S. Department of Transportation – FHWA-RD-00-067 Página 151).

Pero los constructores decidieron ahorrarse el material diferente y la pintura. Como resultado, el delantal se confunde con un carril más y los conductores lo pisan.

Como tiene 6 cm más de altura, las suspensiones de los autos se sacuden y deterioran. Peor es para las motos, ya que, al golpear lateralmente contra ese cordón oculto, los motociclistas se caen.

3

Altura del “cordón” de la rotonda de Chacabuco (Ruta Nacional 7 y Ruta provincial 30)

4

Fotos: Roberto Gallo.

Visto desde arriba de una moto, el delantal no se diferencia del piso de la rotonda.

Hay rotondas similares, al menos, en Acceso Tigre y Carlos Casares (dos), otras dos en Hughes sobre Ruta 8, los motociclistas denuncian que hay muchas más, como en San Andrés de Giles, por ejemplo. Algunas fueron señalizadas con un poco de pintura en el cordón, pero esas marcas se han borrado porque son superficiales y pisadas por muchas ruedas.

Una bien señalizada en San Isidro, Sucre y Acceso a Tigre:

5

Relato de un caído: “No me voy a olvidar en mi vida, fue en la rotonda de Chacabuco, doblo confiado y, cuando muerdo ese cordón, me saltó la moto y quedó mirando para atrás. La saqué barata porque sólo me golpeé la rodilla y rompí el parabrisas” (Daniel Papavero del Club Versys).